Netanyahu se sienta en el banquillo por corrupción aferrado al poder

Noticias

Benjamín Netanyahu intenta convertir el inicio de su proceso judicial en una demostración de fuerza política. Cientos de partidarios del primer ministro y muchos miembros del Gobierno le acompañan desde las 14.00 (hora peninsular española) de este domingo ante la sede del Tribunal del Distrito de la Ciudad Santa, donde el líder político comparecerá por primera vez ante los tres magistrados que van a juzgarle por corrupción.
En su defensa no vacila en poner contra las cuerdas al Estado de derecho, con graves acusaciones a los jueces y fiscales por parte del presidente del Parlamento y de varios ministros. La policía se ha desplegado en Jerusalén Este (zona palestina ocupada desde 1967 donde se encuentra el tribunal) para prevenir enfrentamientos con grupos de la izquierda isarelí, que se manifiestan para pedir su dimisión.

El primer jefe de Gobierno en activo que se sienta en el banquillo en la historia de Israel sabe bien que su predecesor inmediato en el cargo, Ehud Olmert, pagó con 14 meses de cárcel el cobro de comisiones por un viejo pelotazo urbanístico. En medio de la complejidad que lo rodea desde su creación, en 1948, el Estado judío no ha mostrado reparos en procesar a sus dirigentes y enviarlos tras los barrotes. Este fue también el caso de un jefe del Estado, Moshe Katsav, sentenciado en 2010 a cinco años de prisión por violación y agresiones sexuales. Netanyahu afronta ahora una condena de hasta 10 años si los jueces confirman la imputación del fiscal general en tres casos por soborno, fraude y abuso de autoridad. Del sumario de la causa emana su obsesión ilimitada por promover su imagen desde el poder.

El proceso evoca las investigaciones contra la mafia, por la presencia de arrepentidos dispuestos a declarar contra su antiguo capo a cambio de una condena rebajada, pero también recuerda los juicios por tráfico de influencias en Wall Street, a la vista de larga nómina de multimillonarios y magnates interrogados. “Este es el día de la rendición de cuentas, el valioso momento que celebra la fortaleza de la democracia”, sostiene el columnista de Haaretz Anshel Pfeffer. “Pero ¿debemos ver el juicio como síntoma de la moralidad de Israel?”, se pregunta.

El primer Gobierno de Netanyahu (1996-1999) estuvo marcado por el entonces reciente asesinato del mandatario laborista Isaac Rabin. Responsabilizó a un “Estado profundo” regido por fiscales y periodistas vinculados a la izquierda de malograr su carrera política. Tras una década de travesía del desierto, regresó al poder con la pretensión de limitar la supervisión de la judicatura sobre el Ejecutivo y obtener tratamiento favorable a sus intereses en los medios de comunicación. Desde comienzos de 2009 sigue alojado ininterrumpidamente en la residencia oficial de la calle Balfour de Jerusalén, tras acumular más de 14 años en mandatos.

Calificado como propio de la realeza absolutista por la prensa hebrea, el sibaritismo de la familia integrada por el primer ministro; su esposa, Sara, y su primogénito, Yair, fue la primera pista evidente seguida por la brigada policial anticorrupción Lahav 433. La afición de los Netanyahu al lujo es el eje central de la acusación en el llamado Caso 1.000. Hasta 2016, recibieron caros regalos —joyas, puros habanos Cohiba o champán rosado— evaluados en un millón de shequels (250.000 euros) de manos, entre otros, del productor de Hollywood Arnon Milchan, responsable de éxitos de taquilla como Pretty Woman o L. A. Confidential.

Milchan —que entre los años setenta y ochenta trabajó para el Mosad (espionaje exterior israelí) en la adquisición de componentes de armas nucleares—, pudo recibir a cambio millones de dólares en beneficios fiscales y el espaldarazo del primer ministro para obtener un visado de residencia en Estados Unidos. Los regalos llegaban entonces a la calle Balfour en cajas negras selladas con códigos en clave.

La imputación de la fiscalía se extiende además al Caso 2.000, que desveló las conexiones del gobernante con Arnon, Noni, Mozes, editor del diario Yedioth Ahronoth, el de mayor circulación en Israel, para contar con una cobertura favorable a sus intereses en contrapartida a medidas legales que mejoraran la difusión del rotativo. Noni Mozes mantenía entonces una disputa comercial con el magnate de los casinos asiáticos Sheldon Adelson, quien financia a fondo perdido el diario gratuito Israel Hayom, el medio más proclive a Netanyahu en la prensa hebrea. Adelson —conocido en España como promotor del fallido proyecto de juego Eurovegas, en las afueras de Madrid— estuvo a punto de romper su relación con el primer ministro cuando se hizo pública la grabación de su conversación con el editor de Yedioth Ahronoth. “Bibi [apodo familiar del mandatario] considera a Noni como un enemigo más peligroso que el Estado Islámico”, declaró a la policía el multimillonario Milchan, también relacionado con esta causa.

La piedra angular del proceso de Netanyahu es sin duda el Caso 4.000, en el que se han investigado favores gubernamentales de Netanyahu que reportaron un beneficio fiscal de entre 250 y 400 millones de euros al grupo de telecomunicaciones Bezeq. A cambio, la compañía puso al servicio de los intereses del primer ministro y de su familia el popular portal informativo Walla. El principal accionista de Bezeq, Shaul Elovitch, junto a su esposa, Iris, también figura como procesado por cohecho, mientras que Mozes está imputado por fraude.

La policía y la comisión que controla la Bolsa de Tel Aviv cuenta con documentos que reflejan que entre 2012 y 2017 “Netanyahu y su entorno más cercano intervinieron notoriamente y de forma regular en la redacción de los contenidos de la web Walla, al tiempo que influyeron en la designación de redactores y editores sirviéndose de sus estrechos vínculos con Elovitch”. Su objetivo era publicar “artículos y fotos halagadores y suprimir el contenido crítico contra el primer ministro y su familia”.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *